Vino Rosado

¿Te gusta el vino rosado? Si es así, estás de enhorabuena, porque en España se producen algunos de los mejores rosados del mundo. En este post te voy a contar qué es el vino rosado, cómo se elabora, qué tipos hay y cómo disfrutarlos al máximo.

 El vino rosado es aquel que tiene un color rosa que puede ir desde el más claro al más intenso, según las uvas y las técnicas de producción usadas. Se obtienen a partir de uvas negras o de una mezcla de uvas negras y blancas, pero con una maceración muy corta, es decir, el tiempo que el mosto está en contacto con los hollejos (la piel de la uva) es mucho menor. Así se extrae solo una parte del color y los aromas de la uva tinta, dando lugar a vinos más suaves y ligeros que los tintos.

El vino rosado se caracteriza por tener una gran variedad de aromas frutales y florales, que recuerdan a fresas, frambuesas, cerezas, manzanas, rosas o violetas. Es un vino fresco, con una acidez equilibrada y un cuerpo medio. Se consume preferentemente jóvenes, aunque algunos pueden evolucionar bien con el paso del tiempo.

 ¿Qué tipos de Vinos Rosados existen? 

El vino rosado se puede clasificar según el método de elaboración, el grado de dulzor o la zona de origen. Los métodos de elaboración más comunes son:

 - El sangrado: consiste en separar una parte del mosto después de unas horas de maceración y fermentar aparte. Es el método más usado en España y da lugar a vinos rosados de calidad y color intenso.

La prensa directa: consiste en prensar las uvas sin macerarlas y fermentar el mosto obtenido. Es el método más usado en Francia y da lugar a vinos rosados muy pálidos y delicados.

- El corte: consiste en mezclar mostos o vinos blancos y tintos hasta obtener el color deseado. Es el método menos valorado y está prohibido en algunas denominaciones de origen.

 El grado de dulzor del vino rosado depende del contenido en azúcar residual que queda después de la fermentación. Así podemos encontrar:

 - Vinos rosados secos: son los que tienen menos de 4 gramos de azúcar por litro. Son los más habituales y los que mejor maridan con la comida.

- Vinos rosados semisecos: son los que tienen entre 4 y 12 gramos de azúcar por litro. Son más golosos y afrutados, ideales para tomar solos o con postres ligeros.

- Vinos rosados dulces: son los que tienen más de 12 gramos de azúcar por litro. Son muy aromáticos y suaves, perfectos para acompañar tartas o chocolates.

 La zona de origen de los vinos rosados influye en las variedades de uva empleadas y en el estilo del vino. Algunas de las zonas más destacadas son:

 - Navarra: es la región española con más tradición en la elaboración de vinos rosados. Se usan principalmente las variedades Garnacha y Tempranillo, dando lugar a vinos rosados intensos, afrutados y equilibrados.

- Rioja: es la región española con más prestigio en la elaboración de vinos tintos, pero también produce excelentes vinos rosados. Se usan principalmente las variedades Tempranillo y Viura, dando lugar a vinos rosados pálidos, elegantes y frescos.

- Provenza: es la región francesa por excelencia en la elaboración de vinos rosados. Se usan principalmente las variedades Cinsault, Grenache y Syrah, dando lugar a vinos rosados muy claros, delicados y florales.

¿Con que acompañar el vino rosado?

El vino rosado es una deliciosa y refrescante opción para cualquier ocasión, ya sea para un almuerzo casual con amigos, una cena romántica o simplemente para disfrutar en una tarde de verano. Y aunque muchos piensan que este tipo de vino solo se acompaña con ensaladas y pescados, hay muchas otras opciones que pueden ser igual de deliciosas y satisfactorias.

 Para empezar, podemos combinar el vino rosado con una tabla de quesos, en la que podemos incluir variedades como el queso brie, el queso feta o el queso de cabra, para obtener una mezcla de sabores que realmente sorprenderán a nuestro paladar. También podemos optar por servir el vino rosado junto con algunos embutidos, como el jamón serrano o el salame, para obtener una combinación de sabores más robustos.

 Si queremos ir un poco más allá, podemos preparar una tabla de antipasto, en la que podemos incluir aceitunas, tomates secos, anchoas, y otros aperitivos que complementan el sabor del vino rosado. Y si queremos algo un poco más sustancioso, podemos optar por servir el vino rosado con una pizza de vegetales o una pasta con salsa de tomate.

 Pero si lo que queremos es algo más sofisticado, podemos combinar el vino rosado con mariscos, como unas gambas al ajillo o unas ostras frescas, que realzan el sabor del vino y lo hacen aún más agradable. Y para los más atrevidos, podemos incluso probar a combinar el vino rosado con carnes blancas, como el pollo o el cerdo, para obtener una combinación de sabores que realmente nos sorprenderá.

En fin, el vino rosado es una bebida versátil y refrescante que se puede acompañar con una gran variedad de platos. Desde una tabla de quesos hasta mariscos frescos, las opciones son muchas y muy diversas. Así que no dudes en experimentar y descubrir nuevas combinaciones de sabores que harán de tu experiencia con el vino rosado algo inolvidable.

Es por ello que en Bodegas de Andalucía te invitamos a visitar nuestro catálogo en Vinos Rosados donde los puedes encontrar en una amplia variedad de sabores, desde dulces y afrutados hasta secos y crujientes. Recuerda que este vino es una deliciosa y refrescante opción que es perfecta para disfrutar en cualquier época del año.

Comentarios (0)

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

⚠️ ¡AVISO IMPORTANTE! ⚠️

Por motivos vacacionales, nuestra web permanecerá activa sin posibilidad de realizar pedidos, desde el 08 hasta el 31 de Julio.

Sentimos las molestias.

Saludos, Rubén.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.